EL CASO
Injusticia que perdura más de una década

Las nuevas generaciones de votantes que el correísmo promueve sufraguen desde los 16 años, tenían apenas un año cuando se produjo el feriado bancario en 1999 y no habían nacido cuando cerró Filanbanco. Aprovechándose de ello y utilizando una sistemática campaña engañosa, Correa ha manipulado los hechos, ha falseado la memoria histórica y ha creado en los jóvenes un repudio a los hermanos Isaías, culpabilizándolos del feriado bancario, una decisión política en la que nada tuvieron que ver.

Desde 1958 Filanbanco estuvo en manos de la familia Isaías que en el siglo pasado lo convirtieron en el banco más solvente del país. El 2 de diciembre de 1998, pasó a ser administrado por el Estado. Lo que vino después fue la quiebra del sistema  bancario, el feriado y un manejo político de gobiernos y funcionarios corruptos que utilizaron a Filanbanco para salvar las entidades financieras quebradas de parientes y amigos. Dos años y medio después quebraron a Filanbanco y culparon a los hermanos Isaías de todas sus fechorías.

Esos mismos funcionarios, Juan Falconí, Carlos Bravo, Pedro Delgado, Raquel Endara, Francisco Endara, entre otros, se reciclaron en el correísmo y forjaron la confiscación de bienes, empresas y medios de comunicación del grupo Isaías, encubiertos por Correa, quien buscaba apoderarse de TC Televisión, Gamavisión y CN3 para apuntalar mediáticamente su proyecto político y montar un estado de propaganda.

Pedro Delgado huyó con sus mentiras y falsificaciones a cuestas, luego de haber saqueado y dejado en ruinas las empresas confiscadas. Su primo Rafael Correa Delgado, quien controla la justicia y todos los poderes del Estado, ha protegido a los cómplices de la expropiación y ha perseguido judicialmente a los hermanos Isaías para no devolverles lo usurpado. El final del proceso judicial en Ecuador es fácil de prever: el régimen condenará a los hermanos Isaías, porque su inocencia significaría rendir cuentas por más de 1000 millones de dólares.

La justicia internacional, la de jueces probos e imparciales finalmente sacará a la luz la verdad: los hermanos Isaías son inocentes porque no perjudicaron a nadie, sus derechos fueron violados y han sido víctimas de casi quince años de persecución.

Cambios en la tipificación penal

Los hermanos Isaías son víctimas de una de las mas grandes persecuciones e injusticias que conozca la historia republicana del Ecuador y quienes han sufrido durante mas de quince años un proceso judicial lleno de violaciones al debido proceso y a sus derechos humanos. A los hermanos Isaías se les ha hecho de todo: se les ha fabricado leyes con dedicatoria, les han aplicado la ley en forma retroactiva, les han cambiado en varias ocasiones la tipificacion del delito, les han dejado en la indefensión por mandato legislativo, han defenestrado a jueces que los declararon inocentes y puesto a cambio un tribunal Ad Hoc para que los condene; un fallo exculpatorio a su favor ha sido declarado como "inexistente", entre otras barbaridades jurídicas que les han aplicado por evidentes intereses políticos.




VIDEO: La Fiscal General Mariana Yépez, dictaminó que los hermanos Isaías no cometieron peculado.



Estudio de Cedatos Gallup que mide el efecto político de la confiscación y su incidencia en los resultados de la consulta popular


Los recursos audiovisuales y fotográficos utilizados en este web site, tienen únicamente un propósito didáctico editorial