CONFISCACIONES/ Quién es quién?
ASAMBLEA NACIONAL

Desde sus inicios en Montecristi, la Asamblea Nacional nunca supo impedir el sometimiento al Ejecutivo, que la dominó ayer y la sigue dominando hoy. Alberto Acosta sucumbió ante las presiones del Ejecutivo y, el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, manipuló la redacción de la nueva Constitución con descaro meridiano.

Luego de la confiscación, sus verdugos: Carlos Bravo, Juan Falconí y compañía, presionaron a la Asamblea para blindarse ante futuras fiscalizaciones. Como resultado de ello, se emitió el Mandato 13, que además dejó en la indefensión a los hermanos Isaías. La Asamblea otorgó a Falconí una amnistía 'en combo' junto a un ex funcionario de la AGD, y selló así su impunidad.

La Asamblea ha perdido su autonomía e independencia, ya no fiscaliza, encubre la corrupción y se ha convertido en una dependencia más del Ejecutivo. La sabiduría popular ha bautizado a sus integrantes como los 'borregos alzamanos'.

Los recursos audiovisuales y fotográficos utilizados en este web site, tienen únicamente un propósito didáctico editorial