JUSTICIA ECUADOR/ Los jueces de Carondelet
El concurso de elección de los nuevos jueces de la Corte Nacional de Justicia duró 5 meses y estuvo bajo la responsabilidad del Consejo de la Judicatura de Transición. Se presentaron 666 postulantes, de los cuales 483 fueron eliminados en la primera fase.

Hubo evaluaciones sicológicas, teóricas y prácticas, así como una entrevista personal de 15 minutos ante los miembros del Consejo, la cual fue calificada sobre 10 puntos. Esta entrevista se programó para el final, cuando ya se conocían las calificaciones previas, y se la dejó a cargo de Rodríguez, Yávar y Arias: 10 puntos para maniobrar a favor de los postulantes de interés del régimen.
El asambleísta Andrés Páez fiscalizó el proceso y, luego de meses de investigación, demostró la forma en que se vulneró el marco legal y se otorgaron puntos a quienes ni siquiera habían completado los requisitos para ser calificados. Páez estableció que de los 21 nuevos jueces, el CJT favoreció al menos a 7.

Páez destaca que: estos ‘jueces’ no tienen legitimidad; actúan en funciones usurpadas; sus sentencias son ilegales; y esos fallos podrán ser revisados e invalidados en tribunales internacionales, lo que causaría graves perjuicios económicos al país.
El perfil de los jueces favorecidos

A pesar de su mediocre pasado, estos jueces hacen gala de prepotencia; se encuentran respaldados por el propio presidente de la República, incluso públicamente. Otorgan ruedas de prensa para anunciar sentencias, se arrogan funciones que no se encuentran dentro de sus competencias, como retirar la inmunidad parlamentaria. Muchos de sus fallos son verdaderos ‘mamotretos jurídicos’. No tienen vergüenza ni recato alguno en violar los derechos ciudadanos, la Constitución y las leyes, ni en ejecutar sentencias atropelladas, alineadas a la agenda oficial, porque cuentan con la protección de Carondelet.

Caso Mariana Yumbay Yallico

El perfil indígena de Mariana Yumbay fue utilizado por el oficialismo como efecto mediático para exhibir una Corte con apariencia incluyente. Pretendían que Yumbay sea la primera mujer indígena en ser nombrada como jueza. Ella indudablemente no se negó al espectáculo y llegó al cargo gracias a un puntaje inmerecido de 6 puntos, lo que indisputablemente perjudicó a otros postulantes con mayor probidad.

El título profesional de Mariana Yumbay fue expedido el 15 de marzo de 2001 por la Universidad Central del Ecuador; es decir que, al momento de su postulación, ella solo tenía 10 años de ejercicio profesional. El reglamento del concurso señala claramente que el postulante debe acreditar un mínimo de 10 años de experiencia y que, por cada año posterior a esos diez primeros años, se asignan 2 puntos adicionales.

A Yumbay se le regaló 6 puntos, como si hubiera tenido 13 años de experiencia en lugar de los 10 que realmente tenía. El asambleísta Andrés Páez la llamó a confesión judicial y allí no tuvo más remedio que decir la verdad. Páez le sugirió entonces, que por decencia, renuncie al cargo. No lo hizo y continúa anulando cuanta actuación pasa por

sus manos, al suscribir autos, decretos y hasta sentencias sin tener la legitimidad para el alto cargo que ostenta.



Caso Wilson Merino
Fue docente universitario y fiscal en la provincia de El Oro. En la primera fase del concurso, Merino obtuvo un total de 27,5 puntos, con lo cual apenas pudo seguir participando. Varias anomalías en las calificaciones de Merino evidencian que ni siquiera tenía méritos para pasar la primera fase.


En forma ilegal, violando el propio Reglamento del Concurso, se favoreció a Merino otorgándole 10 puntos por los años adicionales de ejercicio profesional. Merino fue calificado como si hubiera tenido 15 años de trabajo en el campo del Derecho, cuando solamente contaba con 10, ya que su título fue expedido el 26 de marzo de 2001 por la Universidad Católica de Cuenca. Con estos favoritismos, Merino superó la primera fase del concurso.

En la entrevista final alcanzó 8.5 puntos sobre 10, entrevista en la que sostuvo -entre otras barbaridades- que deseaba ir a la Corte Nacional para provocar una "metástasis constitucional".

Ya en funciones, este "magistrado" saltó a la fama por ser el ponente de la sentencia que ratificó la sanción por el caso del diario El Universo, la que impuso tres años de cárcel para los directivos y una multa de 40 millones de dólares para compensar la honra de Rafael Correa. La ratificación de este fallo fue noticia en todo el mundo. Su aplicación fue detenida sólo gracias a la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que consideró que dicha sentencia vulneraba derechos elementales de los acusados; algo que los jueces ecuatorianos, con Merino a la cabeza, sospechosamente no notaron.

A Merino también le encargaron otros juicios "especiales", en los que habían evidentes intereses del correísmo, como el caso de los hermanos Isaías, el juicio contra Abdalá Bucaram, el juicio por injurias calumniosas del dirigente popular Edgar Coral en contra del presidente de la República. En todos estos casos las sentencias fueron condenatorias, mientras que en el caso 'Comecheques' que involucró en actos de corrupción al ex ministro de Deportes correísta, Raúl Carrión, a mediados del año 2014, la pena fue reducida al mínimo.

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-sentencia-a-raul-carrion-el-peor-chiste-de-la-revolucion-tuiteandohoy-606823.html
Caso Paúl Íñiguez Ríos

Paúl Íñiguez se ubicaba en el puesto 41 luego de las primeras fases del concurso, con lo cual se despedía de su aspiración de llegar a la Corte Nacional. No obstante, gracias a la entrevista final, en la que le pusieron el puntaje casi perfecto de 9,9 sobre 10, saltó insólitamente del puesto 41 al puesto 20

Además, en la fase de méritos le asignaron 4 puntos por un título de magíster en Derecho Informático, en franca violación del Instructivo para el Concurso, que señala que "se verificará que la experiencia judicial, las obras jurídicas y los estudios especializados guarden relación con la especialidad de la Sala para la que se postula". Íñiguez se postuló para la Sala Penal, la que no tenía relación directa con el título exhibido.

Íñiguez tiene un pasado estrechamente ligado al correísmo. Fue asesor del asambleísta Vethowen Chica, y como miembro de Alianza PAIS terció en las primarias para ser candidato a alcalde de Gualaceo, elecciones en las que perdió ante su coideario Marco Tapia, quien lo acusa de perseguirlo judicialmente.

Según Tapia, Íñiguez le instauró en su contra un juicio por injurias y en forma atropellada, Íñiguez obtuvo una sentencia a su favor que incluye prisión de Tapia y el pago de 5 millones de dólares como indemnización. Tapia -quien ahora se encuentra en la clandestinidad- afirma que altos directivos del correísmo le dijeron: “Estas fregado compa, por meterte con el juez que maneja los casos especiales del presidente”.

Paúl Íñiguez fue otro de los jueces que ratificó la sentencia contra el diario El Universo y el 12 de marzo de 2014, condenó a los hermanos Isaías a pesar de que se presentó ante la Fiscalía General, una denuncia penal en su contra por prevaricato. Íñiguez había afirmado meses antes del fallo, en un documento oficial, que los hermanos Isaías eran culpables.

Caso Lucy Blacio Pereira

Los puntajes de Lucy Blacio fueron -en general- deficientes. En la fase de méritos y oposición se ubicó en el puesto 45 y estuvo a punto de quedarse fuera. Curiosamente, fue la entrevista personal lo que cambió su suerte al recibir la calificación máxima de 10/10, la más alta de todo el concurso y, gracias a la cual saltó al puesto 21, el último de los elegibles. Sin embargo, a causa de este inesperado salto de 24 puestos, dejó fuera del concurso a una jurista de impecable trayectoria, la doctora Yolanda Yupanqui, quien se ubicaba en el puesto 12.

Para Yupanqui la entrevista también fue decisiva, porque extrañamente recibió apenas 1,3 puntos sobre 10. En los vídeos de las entrevistas realizadas a Blacio y a Yupanqui no se observa ninguna diferencia sustancial entre las dos presentaciones como para justificar el altísimo puntaje de Blacio y el bajísimo de Yupanqui. De esta forma, Blacio se colocó en el puesto 21 y Yupanqui quedó fuera, en el puesto 22, con apenas 0,55 puntos de diferencia.

Blacio fue Ministra Fiscal de la provincia de El Oro, cargo al cual renunció -según dijo- por presiones del Fiscal General, Washington Pesántez. Fue también funcionaria del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS). Miles de denuncias estuvieron represadas durante su gestión en ese organismo.

Blacio fue también la encargada de actuar en los juicios que el ciudadano Rafael Correa Delgado emprendió en contra del asambleísta Cléver Jiménez y de su asesor Fernando Villavicencio, quienes han denunciado múltiples actos de corrupción gubernamental, y quienes demandaron a Correa por delitos de lesa humanidad en el caso del 30S. Blacio se pasó por sobre la inmunidad parlamentaria del asambleísta Jiménez y finalmente lo sentenció -al igual que a su asesor- a 18 meses de prisión y a un pago de 150 mil dólares.

Caso Ximena Vintimilla

Ximena Vintimilla, abogada cuencana, también fue favorecida con un regalo ilegal de puntos. Obtuvo su título de abogada el 18 de septiembre de 1998, en la Universidad del Azuay. Al momento de su postulación, tenía cumplidos 12 años de experiencia profesional, lo que le acreditaba un máximo de 4 puntos extras por experiencia profesional. En forma ilegal, le regalaron un total de 8 puntos y en la entrevista final, le pusieron 9.5 puntos sobre 10, con lo cual subió al puesto 16 de los elegibles.

Vintimilla es dueña de un pasado militante y ligado al actual Gobierno. En la Asamblea Constituyente de Montecristi, fue nombrada asesora de la asambleísta de Alianza PAIS, Rosana Alvarado. En el año 2009 fue asesora jurídica de Fánder Falconí, en ese entonces canciller de la República. Posteriormente, entre los años 2010 y 2011, fue Subsecretaria del Migrante para el Austro.

En mayo de 2012, Vintimilla recibió el caso del ex presidente Jamil Mahuad, cuyo abogado defensor demostró que tal causa no había sido sorteada, pues el acta no tenía la firma del servidor judicial que debía acreditar tal hecho. Eso sirvió de base para que la defensa de Mahuad impugnara la actuación de la jueza que, coincidentemente, esperó hasta diciembre de 2012, a las puertas del proceso electoral, para expedir la providencia solicitando a la Interpol la captura del ex mandatario.

La organización policial internacional se negó a proceder con el pedido de Vintimilla, advirtiendo que se había procedido en forma predominantemente política. Sin embargo, en mayo de 2014, Interpol reconsideró el caso y activó la alerta contra Mahuad. Acto seguido, Vintimilla lo celebró en rueda de prensa mediatizando políticamente el caso, postura que no corresponde a un magistrado probo e independiente.
http://www.elcomercio.com/actualidad/jamil-mahuad-comunicado-peculado-interpol.html

Vintimilla también integró junto a Íñiguez y Ayluardo, la Sala penal que ratificó la sentencia que el 12 de marzo de 2014, condenó a los hermanos Isaías.

Caso Johnny Ayluardo Salcedo

Durante la fase inicial del concurso, el todavía postulante Johnny Ayluardo se ubicaba en el puesto 37, pero nuevamente la mano generosa del Consejo de la Judicatura de Transición le otorgó una calificación de 9 sobre 10 en la entrevista final. De esta manera, Ayluardo saltó del puesto 37 al 19.

Ayluardo es un abogado guayaquileño de 49 años que durante el Gobierno de Correa fue nombrado Secretario de la Intendencia Regional de Guayaquil, dependiente de  la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS).

Curiosamente, Ayluardo es el tercer integrante de la Sala Penal que condenó el 12 de marzo del 2014 a los hermanos Isaías.

Otros casos

El hermano del asambleísta de Alianza PAIS Mauro Andino, Wilson Andino obtuvo 8,5 puntos en la entrevista final, gracias a lo cual saltó del puesto 33 al 18 y pudo llegar a ser magistrado de la Corte Nacional. Actualmente Wilson Andino es el juez ponente en el polémico caso "Chevron".

Asimismo, Janeth Santamaría, quien trabajó con la asambleísta oficialista Paola Pabón, fue calificada con 9,5 en la entrevista personal y gracias a ello pasó del puesto 55 al 41, con lo que accedió al cargo de conjuez.

El nuevo Consejo de la Judicatura: más de lo mismo

Los hechos descritos revelan que no hubo reforma judicial alguna, sino que la justicia solo cambió de dueño; de los caudillos de la ‘partidocracia’ al correísmo totalitarista; y que el Ejecutivo acaparó todos los poderes, el judicial incluido.


Otra muestra de lo afirmado constituye el nombramiento del nuevo Consejo de la Judicatura, organismo que desde el 23 de enero de 2013 lo preside Gustavo Jalkh, exdirector de Projusticia, exministro de Justicia y Derechos Humanos, exministro de Gobierno, exsecretario de la Presidencia y amigo incondicional de Rafael Correa.


Los cuatro vocales restantes son también incondicionales al correísmo:  Tania Arias y Paulo Rodríguez (quienes fueron reelegidos y de paso blindados de sus irregularidades en el anterior Consejo); Néstor Arbito, exministro de Justicia y Ana Karina Peralta, exasistente de Jalkh y ex funcionaria del correísmo. Más de lo mismo.

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/el-correismo-capto-el-consejo-de-la-judicatura-571103.html

Durante su gestión, el Consejo de la Judicatura ha removido a un sinnúmero de jueces cuando estos no han fallado a favor de los intereses del correísmo, bajo la criticada causal del error inexcusable, la misma que constituye una presión e intromisión en la actuación de los jueces.
En el caso Isaías, el Consejo de la Judicatura ha sido un mudo testigo de las barbaridades jurídicas, de los atropellos y de las violaciones al debido proceso cometidas, pese a que todas esas irregularidades fueron denunciadas por la defensa de los hermanos Isaías, ante su titular Gustavo Jalkh, reclamando su intervención.
El Consejo de la Judicatura omitió acciones de control y sanciones propias de su gestión al permitir que los jueces Fernando Quiroz, Felipe Granda, Enrique Pacheco, Wilson Merino y Paul Íñiguez actúen en forma parcializada, al boicotear la presentación de pruebas, al violar el debido proceso, y en el caso particular de Paúl Íñiguez, al permitir que lo califiquen como ‘irrecusable’ y no haberlo sancionado por haber cometido prevaricato en forma flagrante.

VIDEO: Cuestionamientos al concurso de jueces para la nueva Corte Nacional de Justicia. (Reseña de Ecuavisa)
VIDEO: Veeduría internacional
El Asambleista Andrés Páez analiza los resultados de la Veeduria presidida por Barltazar Garzón
VIDEO: Reportaje de Ecuavisa
Jueces ascendidos y promovidos por sus fallos favorables a los intereses del correísmo.
VIDEO: Persecución judicial
El Alcalde de Gualaceo Marco Tapia denuncia persecución por parte del juez Paúl Iñiguez.


Los recursos audiovisuales y fotográficos utilizados en este web site, tienen únicamente un propósito didáctico editorial