JUSTICIA
El 8 de julio del 2008, el poder ejecutivo confiscó los bienes, empresas y canales de televisión de los hermanos Isaías. Acto seguido, el poder legislativo los dejó en la indefensión a través del Mandato 13.

En el Ecuador, el poder judicial está sometido al ejecutivo, en consecuencia, los hermanos Isaías jamás podrán a ser declarados inocentes porque en ese caso el gobierno tendría que devolverles todo lo confiscado y rendir cuentas al país del saqueo de sus bienes.

En los tribunales internacionales, en donde se juzga en base a pruebas y a derecho, finalmente se evidenciará la inocencia de los hermanos Isaías.
Caso Isaías: un caso político, no jurídico
“Toda persona tiene derecho a ser juzgada por una jueza o juez independiente, imparcial y competente. Nadie será juzgado por tribunales de excepción o por comisiones especiales creadas al efecto”. Esto dice expresamente el Artículo 76 de la Constitución de la República de Ecuador.

Sin embargo, en el caso Isaías se han violado todas las garantías procesales posibles, se han vulnerado las tres constituciones y los dos códigos penales que ha tenido el Ecuador en estos años. Se han hecho acusaciones sin pruebas. Se han modificado insólita y descaradamente acusaciones ante la falta de sustento jurídico. El caso ha pasado por 5 gobiernos y el proceso se ha alargado por cerca de 15 años, tiempo en el que han desfilado por el caso, más de 50 de jueces.

Se han dictado 13 leyes con dedicatoria, ideadas, redactadas y aprobadas para lograr condenarlos, violando elementales principios universales de justicia. Leyes como la de Extradición y la que eliminaba los créditos para las empresas vinculadas, fueron hechas expresamente contra los hermanos Isaías.

Mandatarios, legisladores, jueces, funcionarios, políticos, periodistas y medios de comunicación, obviaron la presunción de inocencia y politizaron el caso. Algunos jueces han prevaricado y el Consejo de la Judicatura ha actuado como cómplice silencioso. Se les han aplicado leyes retroactivas e ignorado pruebas documentales clave que demostraban su inocencia.

La intervención de la política durante todo este proceso ha sido constante. La principal garantía, la independencia del poder judicial, no ha existido porque un grupo de nuevos jueces se encuentran a órdenes de Carondelet.




"Hemos comprobado que hay jueces que tienen poca independencia"
Entrevista al Doctor Luis Pásara de DPLF sobre la independencia judicial. Fuente: Universidad Simón Bolívar.






Los recursos audiovisuales y fotográficos utilizados en este web site, tienen únicamente un propósito didáctico editorial