PERSECUCIÓN
Dos armas son las preferidas por Correa para perseguir y aniquilar a opositores, periodistas o todo aquel que perturbe a sus intereses: la manipulación de la justicia para conseguir a través de sus jueces serviles fallos a la medida de sus exigencias y la descalificación mediática, generalmente ejecutada desde sus espacios televisados o campañas de propaganda pagadas con dineros públicos.
Persecución al estilo “siglo XXI”

En el régimen correísta y sus similares de Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia, la estrategia para someter, silenciar o impedir las voces disidentes o contrarias a los postulados del oficialismo, son la utilización de la justicia como instrumento de persecución y el linchamiento mediático.
Se trata de crear precedentes de miedo para impedir la disidencia utilizando como instrumento al poder judicial que controlan. Como ejemplo, algunos periodistas han sido enjuiciados y condenados a pagar varios millones de dólares por escribir artículos o libros en contra de los intereses del régimen; así crearon precedentes que silencian y atemorizan a quienes piensan diferente. En otro caso, tres conjueces fueron enjuiciados y destituidos por fallar a favor de los hermanos Isaías; ese precedente ha influido en las cortes y ha forzado a que los jueces dejen de lado su imparcialidad y sentencien con cálculo político,  evitando fallar en contra de los intereses de Correa y su círculo de poder.
La utilización de su monopolio mediático para descalificar y estigmatizar como banqueros corruptos, prensa corrupta, sicarios de tinta, limitadito, enfermo, miserables, etc.; es la otra fórmula que utiliza Correa para controlar a quienes piensan diferente. Vale citar al expresidente Oswaldo Hurtado que en su libro Dictaduras del siglo XXI afirma: Este tipo de regímenes totalitaristas ya no matan a sus adversarios físicamente como lo hacían antes. Ahora los eliminan moralmente, mediante el insulto y la descalificación. De ahí el afán que muestra Correa por conformar un estado de propaganda que le garantice la venta de la verdad oficial, como única.

Los hermanos Isaías han sido utilizados como insumo de propaganda

El uso mediático y político del caso Isaías ha sido constante, en especial en épocas electorales o cuando los Gobiernos de turno han necesitado cortinas de humo para tapar sus crisis. Se han montado campañas millonarias con fondos públicos para satanizarlos y crear en las nuevas generaciones -que por su edad desconocen pormenores del caso-, un  sentimiento de odio en contra de los hermanos Isaías, mediante la manipulación de los hechos y convirtiéndolos en el emblema de la debacle bancaria de 1999, cuando ellos ya no eran dueños de banco alguno. 





VIDEO: Oswaldo Hurtado en su conferencia “Dictaduras del siglo XXI” en la Heritage Foundation, EE.UU.



VIDEO: Persecusión internacional
Campaña mediática internacional contra los hermanos Isaías


Los recursos audiovisuales y fotográficos utilizados en este web site, tienen únicamente un propósito didáctico editorial